Un festival sin banderas ni bengalas.

Rock, afro-dub, stoner, psicodelia, indie, pop, metal. Todo convivió por una tarde-noche en el abasto. Gente, mas gente, jipis, metaleros, “chicos bien”, remeras de Black Flag, Minor Threat, Descendents y Eterna inocencia al ritmo de Mi chica (Me reservo la opinión sobre el tema, el resto de los temas están muy buenos). Ah, mención especial al flaco de remera de 20 comprimidos, no pude evitar alabarle la casaca.

Bandas de todos los estilos compartiendo escenario(s), bandas que no suenan en la radio (pero que le pasan el trapo a mas de una), todo conjugado en el oasis ese que es el Konex.

No estoy seguro de para que escribo esto, nunca entendí tampoco para que sirven las “crónicas del show”, tengo varias anécdotas del día pero me las guardo para mí, así como toda la música que escuché. En una de esas para decir que no hay que colgar, a estos eventos fantásticos hay que ir, festipeces no van a haber mas, pero siempre el under tiene algo que ofrecer.

Me quedé con las ganas de comprarme el cd de Morbo y mambo che…


(Ultimo tema de Bandera de niebla)

Mas sobre:

No Comments

Deja un comentario

Facebook